Cómo regenerar el cabello tratado químicamente

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Pinterest
hidratación intensa cabello

Regenerar el cabello tratado químicamente es un camino largo pero no imposible. Los tratamientos químicos pueden causarle un sinfín de daños, por eso es fundamental que tu cabello se encuentre en un estado óptimo antes de realizar cualquier cambio.

Enfócate primero en hidratarlo y cuidarlo muchísimo, de esta manera evitarás que el daño sea más difícil de reparar.

Salir del salón de belleza con un look completamente renovado puede hacerte sentir que alcanzaste tu meta de vida. Mirarte al espejo y ver que tienes el color de cabello que siempre quisiste puede tenerte en las nubes, pero si no cuidas tu cabello correctamente, esa fantasía capilar muy pronto puede desplomarse.

Te damos las más sinceras felicitaciones si lograste mantener tu cabello sano luego de un proceso químico, porque sabemos que no es una tarea fácil.

Si por el contrario, piensas que tu cambio fue la peor decisión que tomaste en la vida, te decimos ¡tranquila!, todo en esta vida tiene solución.

blank

Guía básica para regenerar el cabello tratado químicamente

Lo primero es tener mucha paciencia, -realmente mucha-, porque esto es un proceso que no ocurre de la noche a la mañana, ni que lo intentes con el producto más milagroso del mercado.

Lo único que va a garantizar la recuperación de tu cabello es la constancia, paciencia y el uso de los productos adecuados para tu tipo de hebra.

Antes de cualquier tratamiento químico prepara tu cabello.

Antes de someter tu cabello a cualquier químico, necesitas fortalecerlo y prepararlo. Los baños de crema, mascarillas y aceites capilares son ideales en este paso, ya que brindarán la hidratación que tu cabello requiere con urgencia.

La cutícula capilar lo es todo

Cuando el cabello luce opaco, reseco, quebradizo, con puntas abiertas y sin brillo, es porque ha perdido muchos nutrientes que lo ayudan a mantenerse sano.

Esto ocurre cuando la cutícula capilar se abre, las escamas que la recubren se separan y esto permite que el agua se escape del interior, lo que produce un cabello mucho más débil.

Por lo que el primer paso será cerrar la cutícula y protegerla. Utilizando un acondicionador puedes lograrlo, ya que este producto recubre y cierra la cutícula, dando como resultado, un cabello más fuerte y resistente.

Lee también: Haz esto y dile adiós al cabello sin hidratación y con frizz.

Mascarillas, las aliadas para un cabello tratado químicamente

Sin duda, un cabello en estado crítico necesita mucho más que un acondicionador. En ese caso, se le da paso a las maravillosas mascarillas.

Se pueden hacer caseras, pero lo más recomendable es que si el daño es muy grave, se realicen en el salón de belleza, en manos de un profesional y, por lo menos, cada 15 días. Los otros días sí puedes complementar la reparación con mascarillas naturales hechas en casa y que se ajusten a tus necesidades capilares.

Después de lo químico, enfócate en los cuidados

Este punto es clave y no te lo puedes saltar por nada.

El cabello luego de un proceso tan agresivo queda débil y por ende, empieza a perder resistencia, dejándolo opaco y sin vida. Por eso es esencial ayudarlo a recuperar sus propiedades con productos de calidad.

Es importante que evites a toda costa los champús con sal, estos lo único que lograrán es resecar más el cabello y aumentar la porosidad.

Te dejamos como recomendación Lluvia de Keratina, la línea de BBK perfecta para usar en estos casos. Gracias a su formulación actúa desde la corteza hasta la cutícula capilar, restaurando de esta manera la masa proteica perdida en procesos químicos y térmicos.

blank

Con esta guía para regenerar el cabello tratado químicamente, estamos seguros de que tu fibra capilar va a sobrevivir a tus amados tintes y demás procesos químicos.

Recuerda siempre que la base para que un cabello luzca bonito es hidratarlo y consetirlo con productos profesionales y de calidad certificada.

Síguenos en @bigbangkeratin para que no te pierdas contenido sobre beauty tips, recomendaciones y más.

Edición: Alexandra Torres

Deja un comentario